“El cambio es una puerta que solo puede abrirse desde dentro”

Terry Neill

Desde que el psicólogo Daniel Goleman publicó en 1995 su afamada obra La Inteligencia Emocional, todo cuanto nos rodea parece tener un matiz emotivo. Anuncios publicitarios, marketing, cursos online, talleres formativos y hasta emoticonos en los móviles nos recuerdan diariamente la influencia e impacto que las emociones tienen en las personas y en sus vidas. Y es que hoy día, gracias a investigaciones como la del neurólogo António Damásio , sabemos que las emociones repercuten en nuestra conducta y especialmente en la toma de decisiones.

Sin embargo y a pesar de la evidencia científica, la educación y desarrollo de la Inteligencia Emocional en nuestro país – así como del resto de inteligencias-, es casi inapreciable. El sistema educativo español continúa fundamentalmente orientado a la productividad, reforzando la inteligencia “académica” por encima de otros tipos de inteligencias dejando en segundo plano el desarrollo individual de las personas.

Aprendemos lengua, inglés, historia, tecnología… en definitiva, datos y conceptos que si bien son necesarios, se relacionan con el mundo externo, con el mundo que nos rodea. Pero… ¿qué hay de nuestro propio mundo interior?, ¿qué sabemos acerca de nuestras emociones y de cómo nos sentimos? ¿cómo aprender a valorarnos? ¿cómo descubrir nuestros talentos? ¿cómo podemos aprender a gestionar nuestro estado de ánimo?

Inteligencia-Intrapersonal-crecimiento-personal-psicólogos-en-valencia

La Inteligencia Intrapersonal

Formamos parte de una cultura, de una sociedad, en la que la precisamos formación académica. Si queremos conseguir un puesto de trabajo requerimos una formación que nos capacite para el ejercicio de la práctica profesional. Necesitamos por tanto tener conocimientos, entender como funciona el mundo. Y así lo hemos asumido. Sin embargo, en este afán por adaptarnos a las necesidades de un mundo en constante cambio, obviamos que el aprendizaje último y sobre el que construimos el entorno que nos rodea, tiene su origen en nuestro interior.

A lo largo de mi vida de estudiante, varias han sido las ocasiones en las que me pregunté para qué me serviría tal o cual asignatura. El tiempo y la experiencia me han ayudado a entender y valorar que todo conocimiento puede tener una utilidad, aunque ésta sea ganar un quesito en el Trivial. Pero lo que sí he echado en falta y a día de hoy percibo en el ejercicio de mi profesión, es la necesidad de aprender acerca de nosotros mismos/as, de nuestros talentos, motivaciones, fortalezas y debilidades, así como de las emociones que sentimos y la capacidad para gestionarlas. Y es que si la formación académica es necesaria, el autoconocimiento es imprescindible. Al fin y al cabo, independientemente de a qué nos dediquemos el día de mañana, hay algo que siempre nos acompañará en ese camino: nosotros mismos/as.

En ese sentido, ¿cómo puedo ser capaz de relacionarme con los demás si no soy consciente de mis propias habilidades? ¿qué posibilidades tengo de ejercer una profesión en la que me sienta realizado/a si ni siquiera he explorado mis talentos? ¿cómo lograr un equilibrio emocional si no soy capaz de entender mis propias emociones y de gestionarlas? ¿cómo tener una imagen justa y realista de mi mismo/a si no me valoro objetivamente?

Características de las personas con una elevada Inteligencia Intrapersonal

La Inteligencia Intrapersonal se fundamenta precisamente en eso, en la capacidad para explorarnos y comprendernos. Y a partir de ahí, ser capaces de elaborar una visión realista y objetiva acerca de nuestra persona, siendo conscientes tanto de nuestras habilidades como de aquellos aspectos que podríamos mejorar.

Este tipo de inteligencia – junto a siete más – fue acuñada por el psicólogo H. Gardner hace ya más de 30 años. Por entonces, Gardner desarrolló la Teoría de las Inteligencias Múltiples en la que destaca 8 tipos de Inteligencia diferentes: lingüístico-verbal, lógica-matemática, visual-espacial, musical, corporal-cinestésica, intrapersonal e interpersonal, y naturalista. Sin embargo la importancia que socialmente tiene cada una de ellas, es muy diferente.

De esta forma, podemos decir que las personas que presentan una elevada Inteligencia Intrapersonal:

  • Tienen una sana autoestima, aceptándose como son.
  • Son reflexivas, introspectivas, y analíticas tanto consigo mismas como con el mundo que las rodea.
  • Son autocomprensivas, pudiendo percibir sus fortalezas y debilidades.
  • Identifican fácilmente sus emociones, qué las origina y cómo pueden gestionarlas de acuerdo a las circunstancias.
  • Son conscientes de sus pensamientos y saben controlarlos en su beneficio.
  • Son disciplinadas, voluntariosas, y se orientan a la acción.
  • Conocen sus metas y del modo de alcanzarlas.
  • Perciben sus propias necesidades y las respetan actuando en consecuencia.

¿En qué me beneficia desarrollar mi Inteligencia Intrapersonal?

De acuerdo con Goleman, la Inteligencia Emocional Intrapersonal se basa en 3 aspectos fundamentales: Autoconocimiento, Autoregulación y Automotivación. Trabajar cada uno de ellos nos proporciona un aprendizaje sobre nuestro ser interior.

Autoconocimiento

Como su propio nombre indica, se refiere al aprendizaje relacionado con nosotros mismos. Esta capacidad invita a que reflexionemos, analicemos nuestro ser. Nos ayuda a que tengamos una percepción de quienes somos a partir de la autoobservación, siendo capaces de apreciar cuanto nos hace únicos. Se trata del conocimiento de nuestras propias características personales que nos definen y nos diferencian. Está estrechamente relacionado y contribuye positivamente en la autoestima y aceptación personal.

Autoregulación emocional

Se refiere al conocimiento, distinción y gestión de las emociones básicas del ser humano. Estas se hallan íntimamente relacionadas con nuestros pensamientos y comportamiento, por lo que aprender a gestionarlas repercutirá en nuestro bienestar. Se trata por tanto de desarrollar la habilidad para entenderlas y regularlas y así, poder adaptarnos adecuadamente al entorno o circunstancias que nos rodean.

Automotivación

Hace hincapié en la toma de conciencia de nuestro lugar en el mundo, del papel que sentimos que queremos desempeñar, nuestras motivaciones y anhelos personales. Invita a que reflexionemos sobre el momento en el que nos encontramos y decidamos el camino que deseamos escoger tanto a nivel personal como profesional.

¿Cómo puedo desarrollar mi Inteligencia Intrapersonal?

Existen multitud de actividades que puedes llevar a cabo para desarrollar tu Inteligencia Intrapersonal. En realidad, cualquier comportamiento que te ayude a escucharte más a ti mismo atendiendo a tus emociones, que te permita sumergirte en quien eres y te proporcione una visión interior, contribuirá en el desarrollo de la misma:

  • Lectura de libros de filosofía, que hablen sobre las emociones u otras materias relacionadas con el autodescubrimiento.
  • Tener momentos de soledad para estar con nosotros mismos/as, hacernos preguntas acerca de quienes somos y como nos sentimos, los motivos subyacentes así como las consecuencias derivadas.
  • Escribir sobre nuestra vida, nuestros logros y los momentos en los que nos hemos equivocado, interiorizar el aprendizaje y respetar nuestra propia valía personal independientemente de las circunstancias.
  • Reflexionar acerca del rumbo de nuestra propia vida, del camino que estamos siguiendo y de lo congruente (o no) que éste es con respecto a nuestros valores personales.
  • Llevar a cabo un proyecto personal o profesional. Asumir los retos que va a suponer aceptando momentos de incertidumbre, de decaimiento y de felicidad.
  • Observarnos en situaciones difíciles, estresantes, analizar cómo reaccionamos para buscar alternativas a nuestro propio comportamiento.

Dicho esto, te invito a que trabajes en ti mismo/a, te descubras y sientas los beneficios que conlleva desarrollar nuestra Inteligencia Intrapersonal.

Magdalena Cremades

Psicología en Positivo

Servicio “Crecimiento Personal”